YA NADA PUEDE SORPRENDERNOS: Los caballos pueden “leer” las emociones del rostro humano

caballoInvestigadores británicos anunciaban hace unos días los resultados de un estudio que concluía que los perros son capaces de reconocer las emociones humanas, algo que probablemente no ha asombrado a los que somos dueños de estas mascotas. Pero resulta que no es el único animal capaz de entender nuestro estado de ánimo solo con mirarnos la cara. Otro equipo británico, esta vez de la Universidad de Sussex, ha demostrado por primera vez que los caballos también son capaces de distinguir si una persona está contenta o enfadada por la expresión de su rostro. Si usted es de los afortunados que disfrutan de la compañía de estos equinos quizás se haya dado cuenta de ello. El equipo de psicólogos estudió cómo 28 caballos reaccionaban al ver unas fotografías de personas con expresiones alegres o enfadadas. Los animales fueron reclutados de cinco establos en Sussex y Surrey para el estudio. Los científicos no necesitaron «susurrarles» sujetando sus cabezas para realizar la prueba. Simplemente, les mostraron fotografías de dos caras masculinas desconocidas felices y enfadadas. Las pruebas experimentales examinaron las reacciones espontáneas de los caballos, sin ninguna formación previa, y los experimentadores no podían ver las fotografías que mostraban para no influir de forma inadvertida en los caballos. Cuando les fueron enseñadas las caras de enojo, los caballos miraron más con su ojo izquierdo, un comportamiento asociado a percibir estímulos negativos. Su ritmo cardíaco también aumentó más rápidamente, un efecto que no se había visto antes en las interacciones entre humanos y animales, y mostraron más comportamientos relacionados con el estrés. Si por el contrario reconocía una sonrisa, respondía positivamente, dejándose acariciar y seguía mirando de frente. El estudio, publicado en Biology Letters, llega a la conclusión de que los caballos tenían una comprensión funcionalmente relevante de los rostros enojados que estaban viendo. «Lo que es realmente interesante de esta investigación es que demuestra que los caballos tienen la capacidad de leer las emociones a través de la barrera de las especies. Sabíamos desde hace mucho tiempo que los caballos son una especie socialmente sofisticada, pero esta es la primera vez que hemos visto que son capaces de distinguir entre las expresiones faciales humanas positivas y negativas», dice Amy Smith, estudiante de doctorado en Sussex y codirectora de la investigación. El experimento sobre el “reconocimiento de las expresiones emocionales” ha puesto sobre la mesa el dilema. ¿Se trata de una reacción innata, fruto tal vez de los años de co-evolución con los humanos? ¿O es una capacidad aprendida, uno a uno, también como consecuencia de la interacción constante con los “bípedos”? “Los caballos pueden haber desarrollado una habilidad ancestral e instintiva para interpretar nuestras emociones”, concluye Karon McComb, coautora del estudio. “Pero alternativamente, también es una capacidad que puede aprendido y perfeccionado cada caballo por su cuenta y por su experiencia con el paso de los años” aseveró.

Anuncios

SCIENCE: ¿Los volcanes submarinos contribuyeron a la extinción de los dinosaurios?

T- RexHace 66 millones de años, algo pasó en la Tierra que la transformó para siempre. Además de acabar con los dinosaurios, provocó una crisis ambiental que alteró los ecosistemas pero, también, la morfología del planeta. Desde hace tres años se debate si fue sólo la caída de un meteorito lo que marcó el fin del Cretácico. Ahora, un equipo internacional vuelve a poner sobre la mesa el papel que el vulcanismo, particularmente en la India, tuvo que ver co ello. La investigación, publicada en Science Advances, señala cambios en la fuerza de la gravedad sobre el lecho oceánico. Durante un tiempo, estuvieron formándose volcanes submarinos con mayores volúmenes de magma a lo largo de las crestas que marcan los límites de las placas tectónicas. En realidad, supone una revisión y puesta a punto de una teoría muy discutida planteada por la paleontóloga Gerta Keller, de la Universidad de Princeton. Su tesis es que un meteorito impactó 300.000 años antes de producirse la gran extinción. Fue entonces cuando nació la teoría alternativa del vulcanismo. Sin embargo, un estudio posterior de la Univerdidad de Leeds publicado en Nature Geoscience demostró que las erupciones tendrían que haberse prolongado durante cientos de años para causar, por sí sola, una extinción masiva. El estudio publicado este miércoles combina las dos teorías. Esa actividad de los volcanes coincide con la caída del ya famoso meteorito, aunque ya se había iniciado antes. El autor principal, Joseph Byrnes, de la Universidad de Oregón, cree que “esta actividad volcánica global probablemente fue desencadenada por fuertes ondas sísmicas radiadas desde el sitio de impacto del meteorito. Posteriormente, el vulcanismo acelerado habría estado activo durante la extinción masiva de los dinosaurios no aviares del mundo”. Un derrame masivo de basalto registrado en la región del Decán, en la India, ha estado en el debate sobre la extinción desde hace años. Se sabe que los eventos volcánicos a tal escala causan perturbaciones catastróficas en el clima de la Tierra. Cuando suceden, a menudo están vinculados a extinciones en masa. Los métodos de datación progresivamente más precisos indican que, mientras las erupciones de Decán estuvieron activas durante la extinción masiva, en realidad comenzaron “significativamente antes del impacto de, meteorito”, señala Leif Karlstrom, profesor en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oregón y coautor del estudio con Byrnes. El meteorito está estrechamente alineado en el tiempo con el inicio de la extinción masiva de los dinosaurios, lo que parece indicar un papel dominante. Aún así, la casi coincidencia en el tiempo de tales eventos globalmente catastróficos continúa dentro del debate. Los científicos calculan que el meteorito o asteroide golpeó la Tierra con una fuerza mil millones de veces mayor a la de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Todo esto tampoco es del todo nuevo y se remonta a 2015, cuando investigadores de la Universidad de California-Berkeley propusieron que los dos eventos estuvieron conectados. Sugirieron que el meteorito pudo haber modulado el vulcanismo distante enviando ondas sísmicas a través de la Tierra y acelerando la actividad volcánica en Decán. Los investigadores de Oregón añaden nuevas pruebas y una nueva metodología. El nuevo estudio agrega otra página a la historia. Sugiere que el asteroide activó otra actividad volcánica en todo el mundo. “Nuestro trabajo sugiere una conexión entre estos eventos sumamente raros y catastróficos, distribuidos en todo el planeta”, señala el doctor Leif Karlstrom. “El impacto del meteorito pudo haber influido en las erupciones volcánicas que ya estaban ocurriendo, lo que provocó un doble golpe” a los ecosistemas. Los hallazgos surgieron cuando Byrnes, investigador postdoctoral en la Universidad de Minnesota, descubrió las pruebas de actividad volcánica mediante el análisis de datos mundiales disponibles públicamente, incluidos dos actualizados en la última década, sobre la gravedad del aire libre, la topografía de los fondos oceánicos y las tasas de dispersión. En sus análisis, Byrnes dividió el lecho marino en grupos de un millón de años, construyendo un registro de hace 100 millones de años. En alrededor de 66 millones de años, encontró pruebas de un “pulso de magma marina de vida corta” a lo largo de antiguas crestas oceánicas. Este pulso es sugerido por un pico en la tasa de ocurrencia de anomalías gravitacionales de aire libre observadas en el conjunto de datos. El exceso de materia en el fondo del océano, como el nuevo magma, es una causa principal de anomalías elevadas de la gravedad marina. Byrnes y Karlstrom encontraron cambios en las anomalías de gravedad de aire libre de entre 5 y 20 miligramos asociados con el fondo marino creado en el primer millón de años posterior al meteoro.“Encontramos la prueba de un periodo previamente desconocido de actividad volcánica globalmente ponderada durante el evento de extinción en masa”, dijo Byrnes. “Este estudio no dice precisamente que esta actividad volcánica es lo que mató a los dinosaurios. Lo que estamos agregando al debate es información sobre la actividad volcánica mundial durante la conocida crisis ambiental” puntualizó.

EL REINO DEL LEÓN: El poder lo es todo

Lion KingdomDe los mismos creadores de ‘Imperio Salvaje’ y estrenada en la Semana de Los Grandes Felinos de NatGeo Wild, llega ‘Lion Kingdom’ (El Reino del León) la historia de tres familias de estos grandes felinos que se desarrolla en el Glade (Claro), un paraíso entre las planicies secas de Ruaha (Tanzania), que en su primera temporada consta de tres capítulos, tan intensos como salvajes. 1.- Orgullo y Castigo: En el Glade, a diferencia de otros parajes, el agua puede ser encontrada todo el año. Esta bendición engendra relaciones extrañas, como el pacto entre un babuino y una familia de leones que, en contra de todos los instintos naturales, viven en armonía. Pero la paz acaba cuando miles de búfalos llegan a beber al rio. Tras de ellos aparece la familia Ruaha, y luego la familia Baobab. Mientras los Baobab cazan la manada dentro del Glade, otra familia de leones llega al lugar. Son los Njaa, la familia nómada, que aparecen siguiendo a los búfalos. Los búfalos se encuentran en su territorio, y lucharán contra otros leones que se atrevan a quitarles la presa. El Glade se así convierte en una zona de guerra. Antes de que termine este día, un evento horrible dejará a una de las familias en el exilio – con la muerte de una joven leona que había quedado rezagada, a manos de sus rivales – una familia ganadora y otra esperando a que el siguiente desastre acontezca. 2.- Cazador de gigantes:A ser el Glade un lugar privilegiado donde siempre es posible encontrar agua, suceden cosas extrañas. Mientras el Ruaha sigue seco por la ausencia de lluvias, enormes manadas de elefantes llegan al lugar. Ellos cavan con sus trompas en lo profundo para alcanzar aguas más limpias. La familia del Glade imita a los elefantes, aunque sea un comportamiento inusual. Mientras tanto, la vida continúa de manera singular, pero pronto las cosas cambiarán. Unos machos solitarios aparecen en el horizonte siguiendo a unos búfalos. La familia Njaa, quienes son nómades, consideran que esos intrusos se encuentran en su territorio. Pero estas leonas no intentarán enfrentárseles y prefieren mantenerse a buen recaudo mientras los leones solitarios estén cazando búfalos, ya que temen por la seguridad de sus cachorros. 3. – Rivales de sangre: A medida que pasa el tiempo, inesperados cambios acontecen en el Glade. Un león solitario aparece de improviso en el lugar, pero ni las leonas ni los cachorros le temen ya que es el líder de la manada y ha llegado para retomar su puesto. Es el padre de los cachorros que se había unido a los leones solitarios hacia tiempo y no los había visto nacer, pero aun así los reconoció como suyos al volver al Glade. Pasan los años y al crecer estos, uno de ellos resulto ser macho, quien al llegar a la adolescencia intenta aparearse con miembros femeninos del grupo. El padre no tolerará esto y expulsará al joven del Glade como muestra de su autoridad. El viaje del exiliado hasta la adultez está lleno de peligros. Solo y desesperado, el hambre impulsa al adolescente a convertirse en un carroñero. Es ahí cuando conoce a otro joven exiliado perteneciente a la familia Baobab y su suerte cambia, ya que deciden unirse para cazar juntos a sus presas. Juntos matan a su primer búfalo, y forman un vínculo de por vida. Los jóvenes machos saben que la única forma de poder sobrevivir es siguiendo a las manadas de búfalos. Su viaje los lleva al valle del Gran Río Ruaha, lejos de sus hogares. Es aquí donde el macho del Glade se encuentra con una leona, y los problemas comienzan, ya que es atacado por tres leones solitarios a los cuales sin embargo, enfrenta y demuestra que ahora es fuerte y poderoso. Han pasado cinco años y las viejas leonas del Glade – entre ellas su madre, quien los guiaba – han muerto debido a su avanzada edad y el exiliado regresa para tomar su lugar al frente de la manada. De esta manera, el ciclo de la vida continúa y esta se volverá a repetir cuando sus cachorros crezcan y sean a su vez expulsados. Hasta que ese momento llegue, la familia seguirá creciendo en ese rincón del África y continuaran dominando en su reino de leones.

¿ESTAREMOS A TIEMPO PARA EVITARLO?: Científicos predicen el inminente colapso de la civilización humana

Climate ChangeUn equipo de científicos estadounidenses y británicos ha remitido un mensaje oficial a la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. en el que anticipan cuándo la Tierra ya no será capaz de albergar humanos y otros mamíferos. Como sabéis, la influencia humana en la biósfera ha sido evidente al menos desde el desarrollo de la agricultura hace más de 10.000 años. Incluso algunos especialistas han sugerido que las actividades de la civilización moderna indican una transición de época geológica. Materiales como plásticos, concreto, y otros materiales modernos continúan uniéndose a los productos de la combustión del petróleo, gas y carbón y quedarán registrados en los sedimentos. Por su parte, los residuos geoquímicos de pesticidas y fertilizantes también han dejado su huella en el registro de las rocas. A ello se suman los ensayos nucleares, donde la primera explosión de una bomba nuclear en el mundo ha marcado el límite entre el Holoceno-Antropoceno. “Más allá del problema climático actual, cualquier civilización tecnológica en crecimiento que viva en un planeta como el nuestro, afrontará límites y consecuencias para su crecimiento, mientras las amenazas autoinducidas o existentes se combinan en el tiempo”, escriben los científicos. Es por ello – agregan – que la búsqueda de nuevos planetas habitables para los humanos, como sostiene por ejemplo Stephen Hawking, no seria la solución adecuada ya que a la larga, tendrían el mismo destino que la Tierra. En el documento, los expertos destacan el peligro del cambio climático, debido a un inevitable consumo de energía que continuará aumentando incluso con una reducción de las emisiones de gases del efecto invernadero en la atmósfera. De acuerdo con sus datos, la temperatura planetaria se hará insoportable para la supervivencia de los animales entre los años 2200 y 2400. “Si las tendencias actuales de consumo de energía continúan, entonces un calentamiento ecológicamente catastrófico (…) puede producirse entre los años 2200 y 2400, independientemente de la desaceleración del crecimiento demográfico prevista para el 2100″, explicaron. Además, los científicos señalan otros riesgos que podrían conducir al declive de la civilización humana. Entre ellos figuran el invierno nuclear, una pandemia, el impacto de asteroides, así como la inteligencia artificial, donde los robot asesinos, cada vez mas autónomos en sus decisiones, podrían volverse contra sus creadores y contra ellos no tendríamos defensa alguna, puntualizaron. Venga ya, un futuro sombrío que nos espera, sin duda alguna.

UNA TRAGICA REALIDAD: Las guerras de África amenazan al 70% de sus áreas protegidas

ElephantsLos conflictos armados son devastadores para los grandes mamíferos que habitan en África. En efecto, un estudio ha analizado por primera vez el impacto de los enfrentamientos bélicos en el continente africano de 1945 a 2010, y revela que más del 70% de los parques nacionales están afectados por estos conflictos. Así por ejemplo en 1977, dos años después de la guerra de independencia de Mozambique, el país se vio inmerso en una guerra civil que duró 15 años. Los enfrentamientos provocaron más de 900.000 muertos y cinco millones de civiles desplazados. Pero las consecuencias del conflicto también alcanzaron la vida salvaje: el 90% de los grandes mamíferos del Parque Nacional de Gorongosa fue asesinado. Cuando la guerra acabó en 1992, tuvieron que pasar 20 años para que más del 80% de la fauna se recupere de la matanza. Así lo pudo comprobar el investigador de la Universidad de Princeton (EE UU), Joshua Daskin. Junto al científico Robert Pringle, de la Universidad de Yale (EE UU). Daskin ha analizado la tendencia de las poblaciones animales que conviven con la guerra. Para ello los científicos cuantificaron, por primera vez, sus efectos en zonas protegidas en todo el continente africano a lo largo de varias décadas (de 1945 a 2010). El estudio, publicado en la revista Nature, revela que en las áreas donde se producen más guerras la población de grandes mamíferos disminuye, por lo que los conflictos son buenos indicadores de la pérdida de biodiversidad. “Donde el conflicto ha sido más frecuente, a las poblaciones de vida silvestre les ha ido peor; de hecho, no hemos encontrado poblaciones que aumenten de tamaño en esos lugares. Pero encontramos relativamente pocas extinciones completas, lo que sugiere que las regiones posconflicto pueden proporcionar un gran potencial para iniciativas de restauración”, señala a Sinc Joshua Daskin, autor principal del trabajo. Los investigadores estudiaron el impacto de los conflictos en 253 poblaciones de 36 especies de grandes herbívoros de parques africanos, como elefantes e hipopótamos, entre otros, de 126 áreas protegidas de 19 países de África. El trabajo demuestra que el 70% de estas áreas protegidas se vieron afectadas por la guerra durante las últimas siete décadas. En una cuarta parte de estas zonas, los conflictos duraron una media de nueve años. En el caso de Chad, Namibia y Sudán, por ejemplo, los enfrentamientos se prolongaron 20 años en cada área protegida. Según la investigación, la parte oriental de la República Democrática del Congo (alrededor del Parque Nacional de Virunga) es la zona que ha experimentado una mayor amenaza para elefantes, gorilas y otros animales debido a su prolongado período de guerra. “Otro ejemplo es Sudán del Sur, donde el conflicto y la inestabilidad política dificultan la gestión del ecosistema Sudd, un humedal de importancia mundial y el hogar del cobo del Nilo, una especie de antílope africano en peligro de extinción. Desafortunadamente, hay muchos otros ejemplos en todo el continente”, detalla Daskin. Pero, a pesar de que los conflictos siguen afectando a todo el continente, aún hay lugar para la esperanza. La recuperación de la fauna del Parque Nacional Gorongsa en Mozambique, al borde de la extinción en los años 90, es el mejor ejemplo. En este caso, se logró principalmente porque se crearon las condiciones necesarias para que la naturaleza siguiera su curso tras la guerra. “A los pocos animales salvajes restantes se les permitió reproducirse bajo la vigilancia de guardaparques que realizan patrullajes contra la caza furtiva, pero también en conjunto con programas de desarrollo humano”, informa Daskin. Por otra parte, para conseguir que las personas no cacen los animales salvajes por necesidad, los investigadores señalan que en este caso fue importante la asistencia socioeconómica. “Gorongosa lleva a cientos de escolares al parque para realizar safaris educativos sobre la vida silvestre, brinda asistencia agrícola a granjeros cercanos y ejecuta programas médicos. Nos encantaría que se gestionaran más parques junto con la ayuda al desarrollo humano”, concluyo.

NATURE: Estudio revela que el Sahara fue una región fértil

Sahara desertCon motivo de la ola de frío polar que azota el hemisferio norte, una noticia proveniente del Sahara nos ha llamado poderosamente la atención y es la caída de nieve en el lugar, algo inusual tratándose del desierto caliente más grande del mundo y que con sus más de 9 millones de kilómetros cuadrados cubren la mayor parte del norte de África. Además de ser uno de los lugares más secos del planeta, es uno de los más calurosos y cuyas las temperaturas pueden llegar a más de 50 grados centígrados. Es por ese motivo que las imágenes mostradas en las cuales aparece cubierta de nieve pudieran parecer increíbles, pero hace 11.000 años, el Sahara ofrecía un paisaje muy diferente al árido desierto que es hoy. En efecto, la paleoclimatóloga de la Universidad de Arizona, Jessica Tierney, explica que en aquel entonces la región era 10 veces más húmeda, con verdes praderas salpicadas de lagos. Sabemos que era así por los registros fósiles de esa época. Hace Las lluvias que alimentaban este vergel procedían de los vientos monzones que bañaban periódicamente buena parte de África durante el periodo conocido como Óptimo Climático del Holoceno. Hace alrededor de 8.000 años, sin embargo, las lluvias dejaron de visitar el Sahara. Hasta ahora se pensaba que la causa de este cambio climático que se prolongó a lo largo de casi mil años era una alteración en la inclinación del eje de rotación de la Tierra, pero esta teoría no convence a todos. La fecha de inicio del cambio que secó el Sahara coincide sospechosamente con la primera llegada masiva de seres humanos a la región, seres humanos que trajeron consigo la agricultura, quienes arrasaron los bosques para dedicarlo al cultivo. La idea de que la actividad agrícola extensa pueda cambiar el clima a nivel local no es nueva. Hay hipótesis muy asentadas que apuntan a que las poblaciones humanas del neolítico lograron frenar la penetración de los monzones en el sudeste asiático. En el Sahara podría haber ocurrido algo similar, explica David Wright, de la Universidad Nacional de Seúl. Hoy, el Sahara es el desierto más grande del planeta. Abarca más de 10 países africanos y cubre una región de nueve millones de kilómetros cuadrados. Hace unos días este desierto se cubrió de nieve durante algunas horas, debido a que en los últimos días ha habido una ola de frío en Europa y Estados Unidos que ha bajado los termómetros bajo cero. Las altas presiones han provocado que la borrasca se desplazara hacia el norte de África dejando un improvisado regalo en forma de nieve. Es la tercera vez que se produce este fenómeno desde 1979, luego de que en diciembre del 2016 y enero del 2017 ocurriera exactamente lo mismo. Es por tanto, el tercer año consecutivo en el que nieva en el Sahara, dejando estampas de lo más curiosas ¿No os parece?

A %d blogueros les gusta esto: