ANOMALIAS DE LA NATURALEZA: Giant’s Causeway (Irlanda del Norte)

Giant's CausewayHay lugares que, sencillamente, no parecen de este mundo. Giant’s Causeway (La Calzada del Gigante) es uno de ellos y en mis dos visitas siempre me ha maravillado sobremanera. Este paisaje surrealista de columnas basálticas que forman una pasarela hacia Escocia tiene la maravillosa capacidad de hacer soñar al que lo visita con leyendas de gigantes, fenómenos naturales y misterios. Hoy te cuento cómo llegar y qué ver allí. Es un lugar forjado por las fuerzas de la naturaleza que incita al ensueño y el mito. Y una excusa perfecta para una excursión de un día desde Belfast. Cuenta la leyenda que en Irlanda y Escocia había dos gigantes rivales que siempre estaban a la greña y se arrojaban tantas rocas que crearon una especie de pasarela entre los dos rincones. Tal era la enemistad entre Finn (el de Irlanda) y Bennandoner (el de la isla de Staffa, en Escocia) que el escocés un buen día decidió aprovechar el camino de piedras para cruzar al Ulster y darle su merecido al irlandés. Bennandoner, por lo visto, era más grande y más fuerte que Finn… Aunque no más listo. La mujer del gigante irlandés, al ver al escocés venir, lo vistió de bebé. Al llegar y ver a una criatura de tales dimensiones, Bennandoner pensó que su padre sería el triple de grande y puso los pies en polvorosa de vuelta a Escocia. Eso sí, se aseguró bien de pisar bien fuerte las rocas para que se hundieran en el mar y Finn no pudiera llegar a la isla de Staffa. Sea leyenda o no, lo cierto es que tanto en la costa norte del Ulster como en Staffa hay formaciones de columnas basálticas de lo más curioso. Si te digo que Giant’s Causeway es un área de la costa del condado de Antrim en Irlanda del Norte con unas 40.000 columnas de basalto que se formó hace unos 60 millones de años debido al enfriamiento rápido de la lava de un cráter volcánico quizás te dé algo de pereza. Créeme, detrás de esta definición de manual se oculta una maravilla de la naturaleza que nunca olvidarás. Considerado como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y Reserva Natural Nacional por motivos que saltan a la vista en cuanto pones un pie allí y tu mirada se posa sobre ese mar de columnas geométricas que funden la tierra con el mar en una composición maravillosa. Es sorprendente poder verlas desde cerca, tocarlas, andar sobre ellas y admirar el paisaje. A pesar de que puede llegar a estar muy transitada, conserva la magia que supe verle en mi primera visita a Irlanda de Norte. Una de las recomendaciones para visitar este maravilloso lugar turístico de Belfast es llevar un buen calzado para caminar, y un buen impermeable porque lo normal es que llueva y haya brisa marina.

NO SOBREVIVIRÁ AL CAMBIO CLIMATICO: El pingüino emperador podría extinguirse a finales de siglo

Pingüino emperadorEn un empeño de querer dominarlo todo, el ser humano parece empeñado a adueñarse también del futuro. Aunque eso le cueste su propio bienestar y ver cómo las especies que cohabitan en el planeta van desapareciendo por culpa de su inconsciencia. Miles de especies vegetales están amenazadas por el cambio climático. Hace un año, el Melomys rubicola, un pequeño roedor que vivía aislado en una diminuta isla o cayo del este de Australia, pasó a la historia como el primer mamífero declarado oficialmente extinguido como consecuencia del cambio climático. Ahora, y según las proyecciones, el pingüino emperador está en la cuerda floja. Los estudios sobre la fusión del hielo marino antártico de cara a 2100 arrojan los peores pronósticos. De no poner remedio, los pingüinos emperadores verán desaparecer el hielo sobre el que crían y alimentan a sus hijos y su existencia estará en grave peligro. Y ni migrar será una solución para ellos, ya que menos hielo significa menos presas y viajes más largos para hallarlas. Según una nueva investigación, publicada el 6 de junio del 2017, las 54 colonias de estos animales que existen hoy en día enfrentarán devastadores descensos de población hacia fines de este siglo. Por ello, los científicos piden catalogar esta especie como en peligro de extinción. “El descenso del 50% en las poblaciones de pingüinos emperador que hemos detectado en el archipiélago de Pointe Géologie a lo largo de la costa antártica desde la década de 1950 coinciden con el clima más cálido y el declive del hielo”, destaca Stephanie Jenouvrier, bióloga de WHOI y autora principal del estudio. “Sobre la base de este estudio, concluimos que las perspectivas parecen sombrías a finales de 2100, con una proyección de la disminución de la población mundial de este animal de entre el 40% y el 99% durante tres generaciones”. Para determinar si la migración permitirá a los pingüinos emperadores defenderse contra el declive de la población, Jenouvrier trabajó con matemáticos para desarrollar un sofisticado modelo demográfico de las colonias que habitan en Pointe Géologie. El modelo busca comprender cómo las poblaciones de pingüinos se mueven a nuevos hábitats que ofrecen mejores condiciones. “Es como si hubiéramos añadido carreteras entre las ciudades en las que viven los pingüinos y ahora veamos qué pasa cuando viajan entre ellos”, dijo, valorando “la distancia, el comportamiento y la tasa de migración”. Los investigadores concluyen que si bien la dispersión puede ser una respuesta muy potente al cambio climático en ciertos casos, el ritmo acelerado en el que el hielo se está derritiendo en la Antártida hace que sea una dinámica difícil y incluso si los pingüinos emperadores se trasladan a lugares con mejores condiciones de hielo marino, su superviviencia no está asegurada.

MENUDA HIPÓTESIS: ¿Qué pasaría si la Tierra dejara de girar sobre su eje?

New York inundada¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que sucedería si algo así llegase a ocurrir? Antes de nada debemos de saber que nuestro planeta gira en superficie a una velocidad de 465 metros por segundo, medición realizada en el ecuador. Aunque es prácticamente imposible que dejara de girar, siempre viene bien estudiar supuestos para conocer un poco mejor como funciona la Tierra. El hecho de que nuestro planeta gira sobre su propio eje resulta algo obvio para cualquiera de nosotros, pero ¿qué sucedería si dejara de hacerlo? Bueno, en primer lugar, al momento del detenerse, todo lo que se encontraría en la superficie recibiría un impulso que pondría todo en una especie de trayectoria balística y lo enviaría hacia cualquier lado. Para entender mejor el concepto, piensa en lo que sucede mientras te encuentras viajando dentro de un automóvil. Mientras estás allí no notas que te estás moviendo en la forma en la que realmente lo estás haciendo, lo haces cuando te detienes o bien cuando sufres un impacto, por ejemplo. Con nuestro planeta sucede algo similar, todo el tiempo nos estamos moviendo en el espacio a una increíble velocidad de 1.674,4 km/h en el ecuador, aunque no nos damos cuenta realmente de ello. Entonces si la Tierra dejara de girar sobre su propio eje de forma inmediata y por la inercia y la fuerza centrífuga, todos saldríamos literalmente volando por los aires a velocidades altísimas, disparados hacia cualquier dirección, provocando daños tremendos, catastróficos e inimaginables, con olas gigantes que arrasarían con todo a su paso. En segundo lugar, el giro al que hacemos referencia es el responsable del día y la noche, por lo cual dejaríamos de concebir el paso del tiempo como lo hacemos hoy y el cambio más evidente sería que los días en un lado del planeta no tendrian cuando acabar, mientras que la otra mitad se sumaria en una oscuridad absoluta. ¿Qué es lo crees que sucedería? El caos absoluto. Si bien sabemos que la forma de la Tierra no es redonda ni circular, sino que es achatada en los polos, ello debido a los movimientos que realiza. Pero si dejara de hacerlos, entonces la Tierra se convertiría en una esfera perfecta, con los océanos redistribuyéndose en todo el planeta, inundando inmensas extensiones de terreno, especialmente las ciudades costeras, entre las cuales se encuentran las más grandes y pobladas del mundo. Tan sorprendente e interesante como aterrador, ¿no os parece? Sin embargo, no hay qué temer, es imposible que algo así vaya a ocurrir … por lo menos en un futuro cercano.

GANGES: El río de los muertos

GANGESLa vida de los indios está íntimamente ligada al Ganges. El río más sagrado de la India no sólo da agua, recursos naturales y sustento a unos 400 millones de habitantes, un tercio de la población. También es parte muy importante de su vida cultural y religiosa, en cuyas aguas a su paso por importantes centros de peregrinación como Benarés se sumergen millones de devotos en busca de la salvación, inconscientes de que allí cada gota del rio es sumamente tóxica. “Tenía que traer a mi hijo para que conociera la fuente de la vida”, cuenta Dinesh Agrari, tras viajar 600 kilómetros para dar a su bebé el tradicional chapuzón a los recién nacidos en las aguas del Ganges. El ritual no termina ahí. Cada día, un sinfín de personas se reúne en los puntos considerados más importantes de la orilla para orar y lanzar sus ofrendas al agua. Los hinduistas creen que una vida está incompleta sin ir al río sagrado al menos una vez, y lo más cotizado es lanzar al cauce las cenizas o los cuerpos tras la muerte. “El Ganges, nuestra madre”, dice un habitante de Haridwar. La frase se escucha una y otra vez. Pero el Ganges está muriendo. Y su agonía es rápida. Es uno de los ríos más amenazados en el mundo por el cambio climático. Esto, junto a las represas y las canalizaciones para la agricultura, está disminuyendo su caudal a pasos agigantados. La contaminación industrial y de los drenajes, así como las cenizas de los muertos, ensucia su agua. Así lo pudo constatar una expedición, Ganges Expedition, que durante 30 días recorrió los 2.510 kilómetros del Ganges: desde su nacimiento, en el glaciar Gangotri, en el Himalaya, hasta el delta de los Sunderbans, cerca de Calcuta. La intención es documentar la situación medioambiental actual “y lanzar una señal para que se cuiden estos recursos”, asegura Andy Leemann, el capitán de este recorrido, que se hizo tanto a pie como en lanchas neumáticas. Un viaje así es histórico, ya que sólo lo había hecho el primer conquistador del Everest, Edmund Hillary, que no llegó a la fuente del río. Los testimonios, fotografías y vídeos servirán a la organización Green Cross International para documentar la degradación del Ganges. Una de las primeras observaciones de la expedición fue que una gran parte del agua del río se retiene en represas, como la de Theri, que empezó a operar en el 2005 y es una de las más grandes del mundo. “No estamos en contra de que se produzca electricidad, todos la necesitamos. Pero podrían ser represas más pequeñas que no afectaran a los microclimas y que aseguraran que el agua se comparte”, dice Leemann. Durante la expedición, en muchos tramos hubo que empujar las lanchas neumáticas porque el agua no era suficiente para navegar. “El agua se ha alejado mucho, unos 30 metros en los dos últimos años. Creemos que son las represas y la falta de lluvias. Todos estamos muy preocupados y no sabemos qué hacer: nuestra supervivencia depende de tener agua para las cosechas”, constata Ram Kumar, un campesino de una aldea a unos 50 kilómetros de Haridwar. “En los últimos 20 años se han construido cinco grandes represas”, indica Shailendra Singh, responsable para la India de la ONG estadounidense Turtle Survival. Estos contenedores artificiales de agua son muy dañinos para el Ganges porque alteran el fluir natural del agua, cambian los microclimas y dañan las orillas del río, que es donde muchas de las especies se reproducen. “También el agua es desviada y usada indiscriminadamente para los regadíos”, comenta Kalyan Rudra, geólogo y ex miembro del Ganga Action Plan. La reducción del caudal se produce por muchas causas, pero también por la relacionada con el cambio climático, que altera los patrones de precipitación y aumenta los niveles de evaporación. En el 2004, el Ganges ya tenía un 20% menos de agua que hace 56 años, y en los próximos la pérdida de caudal podría ser más rápida. Podría incluso desaparecer en 50 años. La observación de los locales también demuestra que los bancos de arena aumentan. “Esto es indicativo del precario futuro del Ganges”, predice Uday Kant Chowdhary, que coordina el laboratorio de investigación del Ganges del Instituto de Tecnología de la Universidad de Benarés. La erosión que el Ganges va sufriendo en sus orillas no sólo afecta a la biodiversidad, sino que también ha hecho perder a algunas aldeas parte de sus tierras para las cosechas. En Rajakarna, una aldea cercana a Narora, hasta la mitad de su tierra se ha desgajado, según contaron sus habitantes a los expedicionarios. Otro de los desastres del Ganges es la enorme contaminación. “En los primeros tramos del río está causada principalmente por los productos químicos usados en la agricultura que terminan en el agua”, comenta Sandeep Behera, responsable de WWF en el área. Hasta Narora las industrias son todavía pocas, pero a partir de Kanpur comienzan las más contaminantes. Entre las más sucias están las del tratamiento del cuero, que tiran metales pesados al río. “A medida que el país se moderniza, crece la contaminación de las industrias, cuyo número aumenta a pasos agigantados”, comenta el encargado de Turtle Survival. Dice que en 50 años el río sufrirá una muerte biológica. “Todavía podemos hacer algo, pero es muy difícil. La degradación es mucho más rápida que la conservación”, lamenta Singh. Con el Ganges se extinguiría una zona de gran biodiversidad: 100 especies de aves acuáticas, 13 de tortugas, 2 de cocodrilos, 150 de peces y otras tantas de plantas. En las orillas del Ganges hay miles de aldeas y más de 120 ciudades asentadas, seis de más de un millón de habitantes. Entre ellas, Benarés, la ciudad más sagrada de la India. Aquí, un número incontable de cadáveres, cenizas y restos humanos y de animales se lanzan al río cada día. Miles de hinduistas tiran ofrendas de flores y velas, y durante las grandes celebraciones se llegan a arrojar estatuas de dioses. A la vez, en 32 puntos llega hasta el río el agua de los desagües de la ciudad sin tratamiento. El río está completamente lleno de desechos humanos. Ahí se descargan las aguas residuales sin tratar de millones y millones de personas. “Aunque sea sagrado, les puede hacer enfermar y morir”, asegura Veer Bhadra Mishra, fundador de Shankat Mochan, una ONG que trabaja por la limpieza del Ganges. Cuando sale de Benarés, la concentración de bacteria fecal coliforme es más de 3.000 veces la recomendada por la OMS para el agua de baño. Mientras que la OMS recomienda un máximo de 500 microorganismos por cada 100 mililitros para el agua de baño, el Ganges en Benarés tendrá hasta millón y medio, según las mediciones del Shankat Mochan. Estos microorganismos procedentes de los intestinos de hombres y animales causan enfermedades como hepatitis vírica, cólera, tifus y gastroenteritis. Como en la ciudad hinduista por antonomasia, en todo el recorrido del Ganges la mayoría de los colectores de los asentamientos van al río sin ningún tratamiento. Pero la gente se baña en esas aguas sumamente contaminadas y bebe de él, a pesar de que contiene las cenizas de los muertos que arrojan en sus orillas. El Ganges agoniza irremediablemente y la gente muere con el.

LA BALLENA AZUL: Aquel gigante de los océanos

Ballena AzulPuede alcanzar longitudes de más de 30 metros, por lo que es considerado como el mayor animal vertebrado que ha vivido alguna vez. Nos referimos a la ballena azul, que en la lista de las criaturas vivientes más grandes del planeta, comparte los primeros puestos con otras especies de ballenas actuales. Perseguidas por el hombre debido a su gran tamaño, muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción. Sin embargo, estos mamíferos marinos no siempre tuvieron ese tamaño colosal. Según los científicos del Smithsonian National Museum of Natural History (EE.UU.), lo obtuvieron hace unos 2 o 3 millones de años, recientemente en su historia evolutiva. La causa, según describen en la revista Proceedings of the Royal Society B, fue una glaciación que alteró la forma en la que su alimento se distribuía por los océanos. Cómo y por qué las ballenas se volvieron tan grandes ha sido un misterio hasta ahora, en parte debido a las dificultades de interpretar un registro fósil incompleto. ¿Cómo se mide la longitud total de una ballena extinta que está representada por un fragmento de fósil? Nicholas Pyenson, curador de fósiles de mamíferos marinos en el Smithsonian, dio con una forma de hacerlo. Estableció que la anchura del cráneo de una ballena es un buen indicador del tamaño total de su cuerpo. El Smithsonian tiene las mayores y más ricas colecciones de cráneos de ballenas vivas y extintas. Pyenson y sus colegas midieron una amplia gama de cráneos fósiles y utilizaron esas mediciones, junto con los datos publicados sobre especímenes adicionales, para estimar la longitud de 63 especies de ballenas extintas. Los fósiles incluidos en el análisis representan especies que se remontan a las primeras ballenas barbadas, que vivieron hace más de 30 millones de años. El equipo también utilizó datos de trece especies de ballenas modernas. Sus resultados mostraron claramente que las grandes ballenas que existen en la actualidad no estuvieron presentes durante la mayor parte de su historia. “Vivimos en una época de gigantes”, dice Jeremy Goldbogen, de la Universidad de Stanford y coautor del estudio. “Las ballenas barbadas nunca fueron tan grandes”. El equipo de investigación cree que el cambio en el tamaño del cuerpo se produjo hace unos 4,5 millones de años. No sólo las ballenas con cuerpos de más de 10 metros comenzaron a desarrollarse en ese tiempo, sino que las especies más pequeñas empezaron a desaparecer, lo que sugiere que el tamaño masivo se volvió de alguna manera ventajoso. Este cambio evolutivo, que se produjo a principios de la Edad de Hielo, corresponde a los cambios climáticos que transformaron el suministro de alimentos de las ballenas en los océanos del mundo. Antes de que las capas de hielo comenzaran a cubrir el hemisferio norte, los recursos alimentarios se distribuían de manera bastante uniforme en todos los océanos. Pero cuando comenzó la glaciación, las nuevas capas de hielo habrían llevado los nutrientes hacia las aguas costeras durante ciertas épocas del año, aumentando el suministro de alimentos estacionalmente. En el momento de esta transición, las ballenas barbadas, que filtran pequeñas presas, como el krill, del agua de mar, estaban bien equipadas para tomar ventaja de estos densos parches de comida. Y esta estrategia de alimentación se hace aún más eficiente a medida que aumenta el tamaño corporal. Lo que es más, las grandes ballenas pueden migrar miles de kilómetros para aprovechar suministros de alimentos estacionalmente abundantes. Así, según los científicos, los sistemas filtradores de las ballenas barbadas, que evolucionaron hace 30 millones de años, parecen haber sentado las bases para un importante aumento de su tamaño cuando su fuente de alimentación empezó a concentrarse. “El tamaño de un animal determina mucho su papel ecológico”, dice Pyenson. “Nuestra investigación arroja luz sobre por qué los océanos y el clima de hoy en día pueden sostener a los vertebrados más masivos de la Tierra. Pero los océanos y el clima están cambiando a escalas geológicas en el curso de vidas humanas. Con estos cambios rápidos, ¿podrá el océano sostener a miles de millones de personas y a las ballenas? Las pistas para responder a esta pregunta se encuentran en nuestra capacidad de aprender del pasado de la Tierra, incrustado en el registro fósil” puntualizó.

EL ESPEJISMO: Un engaño sublime de la naturaleza

EspejismoSe trata de una ilusión óptica debida a la reflexión total de la luz al atravesar capas de aire caliente de diferente densidad, lo cual provoca la percepción de la imagen invertida de objetos lejanos, como si se reflejasen en el agua. En efecto, los espejismos son frecuentes en los desiertos; Esta imagen que el cine y la televisión nos han dejado grabada, que también podemos haberla vivido al viajar por una carretera la cual parece flotar a lo lejos sobre el líquido elemento, ver barcos aparentemente ‘flotar’ sobre el océano o ‘ciudades fantasmales’ sobre las nubes, tienen una explicación científica más o menos sencilla. La clave está en cómo la luz se propaga por el aire. Para entender el fenómeno de los espejismos hay que comprender cómo vemos y cómo se comporta la luz. Vemos los objetos gracias a la luz que nos llega de ellos. La luz atraviesa los diferentes medios transparentes que componen la óptica del ojo (córnea, humor acuoso, cristalino y humor vítreo) y la imagen del mundo exterior es proyectada sobre la retina. En la retina, que contiene células fotosensibles (conos y bastones), los estímulos luminosos se transforman en impulsos eléctricos que se transmiten hasta el cerebro, donde son interpretados y procesados. Cuando la luz viaja en el vacío su velocidad es la máxima posible: 299.792.458 metros por segundo. En el aire va un poco más despacio. De hecho, si la temperatura del aire disminuye también lo hace la velocidad de la luz. Por norma general, la luz se propaga en línea recta, buscando el camino más directo entre dos puntos. Sin embargo no siempre es así, sobre todo cuando tiene que atravesar medios en los que su velocidad de propagación cambia. Dependiendo de cómo incida la luz y de los medios que traviese, la dirección de la luz cambiará. Esto sucede, por ejemplo, cuando metemos un lápiz en un vaso de agua, donde se produce un cambio de densidades y de velocidad de la luz entre aire y agua. A este fenómeno se le llama refracción. Cuando la luz incide sobre la superficie de un vidrio plano y la mayor parte de ella en lugar de ser absorbida se refleja, hablamos de reflexión. Es lo que sucede con un espejo. En un desierto o en el asfalto caliente, las capas de aire tienen diferentes temperaturas, lo cual provoca que la densidad varíe también (es más caliente y menos denso conforme nos acercamos al suelo). Cuando la luz atraviesa estas capas de aire a diferentes temperaturas y densidades, se va doblando paulatinamente y termina reflejándose, como si las capas de aire caliente cerca del suelo se comportasen como un espejo. Y así, tenemos la impresión de que objetos que están por encima de la superficie parece que están en el suelo. Como el aire es un fluido sujeto a turbulencias, estas hacen que la imagen fluctúe provocando una ilusión óptica similar a la que produce el agua. También puede ocurrir a la inversa: cuando la zona más cercana a la superficie se enfría más que el aire circundante, se puede dar un espejismo superior, un fenómeno más inusual. Cuando esto sucede, los objetos parecen flotar en el cielo. Las leyes de la refracción y de la reflexión no solo explican fenómenos como los espejismos, sino que también permiten diseñar y crear lentes e instrumentos ópticos capaces de proporcionar imágenes, o de concentrar la luz en determinados lugares.

A %d blogueros les gusta esto: