TESOROS DEL MUNDO: Trópicos húmedos de Queensland (Australia)

Trópicos húmedos de QueenslandMucha de la historia de la evolución de la especies parte de la formación de Gondwana, el continente meridional generado tras la partición de Pangea. Gondwana determinó los ecosistemas que hoy vemos en África, Sudamérica y Australia. En el norte de esta última queda una porción de bosques tropicales de aquella época. Son 450 kilómetros cuadrados de bosque húmedo y manglar con un enorme valor por ser testigo de aquel tiempo: los trópicos húmedos de Queensland, en los cuales podemos encontrar el mayor endemismo de angiospermas primitivas del mundo junto con Madagascar y Nueva Caledonia. No solo en la flora destacan los bosques. En ellos se esconden multitud de especies endémicas que luego evolucionaron en otras partes de Australia. Estos bosques y manglares representan un pasado de más de 50 millones de años de edad. La Gran Cordillera Divisoria se extiende por más de 3.500 kilómetros en paralelo a la costa este australiana. En el estado de Queensland no alcanza sus cotas más altas, pero cae hacia la costa fusionando bosques tropicales y manglares. Los bosques no forman una unidad entera, pues la actividad humana ha ido abriendo espacios entre ellos desde la llegada de los colonos. Así, desde Cooktown en el norte hasta Townsville en el sur hay núcleos de zonas protegidas. No solo aquí, pues también hay bosques protegidos cerca de Mackay y Carmila, así como en la isla Withsunday. En general, todo el terreno es muy escarpado y las variaciones de latitud y altitud proporcionan 16 tipos de bosque diferentes. Solo una pequeña parte está protegida como Parque Nacional, pero también el terreno privado tiene su grado de protección. La fragmentación, no obstante, complica la conservación. Existen amenazas por las carreteras, asentamientos, actividad económica, especies exóticas, etc. La biodiversidad es muy amplia y, sobre todo, muy especial. Hay 390 especies de plantas difíciles de encontrar en otros sitios cuando no amenazadas y/o endémicas. De estas hay 74 y 85 respectivamente. De todas ellas destacan 12 de las 19 angiospermas primitivas que se conocen. En árboles destacan los enormes Stockwellia, un pariente primitivo de los eucaliptos que luego dominarían todo Australia. A nivel de fauna, el endemismo incluye más de 50 especies. Los pequeños marsupiales o los mamíferos alados son los más destacados. Entre ellos encontramos el canguro rata almizclada, un antecesor de los canguros más grandes, un murciélago muy poco común o el quol tigre, un pequeño marsupial carnívoro. Existen más de 370 aves incluyendo el casuario común, un pariente del emú casi tan grande como este. En cuanto a reptiles y anfibios, baste decir que suman más de cuarenta especies endémicas. Visitar los humedales de Queensland exige planificación y elección por la variedad y las distancias. Cairns es la base ideal, pues además de tener aeropuerto, la industria turística bulle en la ciudad gracias a la Gran Barrera. En Cairns podremos contratar cualquier tour que queramos hacer. Dos horas al norte está el bosque de Daintree, la sección más grande ininterrumpida de bosque tropical. Se divide en dos partes por el río del mismo nombre. Allí encontraremos con suerte la Idiospermum australiense, una de las plantas más antiguas del mundo con 120 millones de años. Se pueden contratar recorridos por el río o andando. Es muy aconsejable ir a la playa de cabo Tribulation, un lugar idílico. Más al norte aún está Cedar bay, una bahía recóndita en la que el bosque y el manglar se unen. Hace tiempo fue utilizada por la industria maderera y en los años 70 como comuna hippy. La única manera de llegar es por barco o por un camino de burros llamado Home Rule track. Se trata de un trekking muy duro de ocho horas que nos recompensará con una bahía paradisíaca y desierta. Lo ideal es acampar en la propia bahía para hacer noche. Desde Cairns hacia el sur encontraremos la localidad de Cardwell. Es la base ideal para visitar la zona de Hinchinbrook, formado por una isla y el canal que lo separa del continente. Este canal es la zona de manglares más espectacular. Todo el conjunto forma un continuo terrestre que llega hasta la Gran Barrera. Es obligatorio explorar la zona por barco. Un poco más al sur llegaremos a Ingham, ciudad base para visitar la catarata Wallaman. Está a una hora de camino en coche, pero es muy visitada por ser el salto más alto de Australia: 268 metros. En coche se puede llegar a la parte superior, pero merece la pena bajar andando a la base de la catarata. En toda la zona del norte de Queensland llueve intensamente de noviembre a abril, llegando a recibir algún ciclón. Por eso, la temporada turística, especialmente para hacer trekking, es durante la estación seca.

Anuncios

NATURE: Los legendarios baobabs de África se mueren y nadie sabe por qué

BaobabsUno de los iconos de la sabana africana, el baobab, está repentinamente desapareciendo de forma misteriosa, según informa Nature. Se reporta que 9 de los 13 individuos más viejos y 5 de los 6 más grandes han muerto o al menos sus partes/tallos han colapsado y han perecido en los últimos doce años. Estos resultados se han obtenido gracias a un estudio realizado entre 2005 y 2017 por un grupo de científicos de Sudáfrica, Rumanía y EE.UU. Con él se documentaron más de los 60 mayores árboles del continente y sus islas, y los que potencialmente vivirán más tiempo. Al haber recolectado muestras de madera de las cavidades internas y externas de los troncos y de incisiones profundas en los tallos, los expertos se dieron cuenta de que la mayoría de los árboles murieron durante el período de pruebas. Los investigadores se quedan perplejos ante esa desaparición ya que no encuentran señales de una epidemia o enfermedad. No obstante, suponen que los cambios climáticos registrados en el sur de África podrían influir y a la vez destacan que se necesita más investigación para confirmar esta hipótesis. “Es chocante y espectacular asistir a lo largo de nuestra vida a una desaparición de tantos árboles de edades milenarias”, explicó al respecto Adrian Patrut, de la Universidad Babes-Bolyai de Rumania y coautor del estudio. “En el transcurso de la segunda mitad del siglo XIX, los grandes baobabs de África austral empezaron a morir, pero desde hace 10-15 años, su desaparición aumentó rápidamente a causa de temperaturas muy elevadas y de la sequía”, señala este investigador. “Los baobabs producen periódicamente troncos nuevos, así como otras especies producen ramas”, según el estudio. Estos tallos o troncos, a menudo de edades diferentes, se acaban fusionando. Pero cuando un gran número de tallos muere, el árbol se desmorona. “Antes de empezar nuestras investigaciones, habíamos sido informados de la caída del baobab Grootboom en Namibia, pero creíamos que se trataba de un evento aislado”, indicó Patrut. Entre los que murieron, se encontraban tres árboles simbólicos: Panke, en Zimbabue, el baobab más viejo con 2.450 años; el árbol de Platland de Sudáfrica, uno de los más grandes del mundo con un tronco de más de 10 metros de diámetro, y el célebre baobab Chapman de Botsuana, en el que Livingstone grabó sus iniciales y considerado monumento nacional. Como sabéis, el baobab africano (Adansonia digitata) es la planta floreciente más longeva la que se encuentra en las regiones tropicales del continente: pueden vivir hasta 2.000 años. Además, es el árbol más grande de África y su altura alcanza los 25 metros. Se destacan por su particular apariencia de árbol ‘al revés’: las ramas se asemejan más bien a las raíces. Durante mucho tiempo, fueron utilizados paralelamente por los exploradores y viajeros para guiarse. Hoy, se encuentran en peligro de extinción.

PIGCASSO: El cerdo artista que impresiona al mundo con sus pinturas

PigcassoCuando Joanne Lefson rescató en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, a un cerdito de una fábrica industrial, una de las primeras cosas que notó es que el pequeño lechón devoraba todo, menos unos pinceles que estaban por allí. “Era lo único que no se lo comía”, ha comentado Lefson a la revista National Geographfic, que califica el estilo de su mascota como expresionismo abstracto. Según Joanne, el ahora llamado “Pigcasso” tenía un extraño interés por estos utensilios. Así que decidió jugar con ellos y entrenarlo, demostrando su amor por el arte. Pigcasso recibe recompensas por pintar, pero según su cuidadora, él mismo adora expresarse con la pintura. Lefson afirma que no la obliga pintar y que “lo hace cuando quiere”. Se trata de un animal bastante inteligente y sensible, quien de terminar por poco en el matadero, se ha convertido en el primer animal en tener su propia galería de arte y en vender los cuadros que pinta por unos 1.000 euros cada uno. Rojo, verde, azul o amarillo son algunos de los colores que esta gorrina utiliza para dar forma a este atípico arte porcino. “Definitivamente, tiene talento”, ha afirmado la crítica de arte Marjorie Allthorpe-Guyton. Con sus 200 kilos de peso, esta cerda rosada realiza sus obras pictóricas tanto en el interior de su estudio del refugio como en exteriores. Siempre con colores llamativos y con trazos enérgicos. Su curiosa historia ha llamado la atención de varios medios de comunicación y de las redes sociales, donde su dueña gestiona su propia cuenta de Instagram y cuelga vídeos del proceso creativo. Es mas, el pasado mes de enero se inauguró su primera exposición titulada Oink! Luego de pasar un tiempo en su ciudad natal, se trasladó a otras ciudades europeas como París, Londres, Berlín y Ámsterdam, donde miles apreciaron su talento. La recaudación de las ventas de sus obras, disponibles en su sitio web o en la exposición, sirve para financiar el refugio donde vive y concienciar al público del impacto medioambiental de algunas explotaciones cárnicas. Todos sus cuadros tienen un certificado de autenticidad firmado por Pigcasso. Este caso no es el único en el mundo animal. Otros mamíferos como elefantes, monos, rinocerontes, caballos y aves como los pingüinos han demostrado tener habilidades pictóricas si se empleaba con ellos un refuerzo positivo de comida, según afirma Allison Kaufman en la revista National Geographic, investigadora científica en la Universidad de Connecticut (EE UU). No obstante, Kaufman argumenta que el hecho de que Pigcasso o estos animales obtengan un refuerzo positivo para pintar no “minimiza la calidad de sus pinturas” aseveró.

DEL KILAUEA AL VESUBIO: Los volcanes más peligrosos del mundo

KILAUEALa erupción del volcán Kilauea en Hawái que comenzó a principios de mayo ha obligado a la evacuación de miles de personas y ha causado impactantes imágenes de ríos de lava. Como sabéis, el Kilauea es el más activo de los cinco grandes volcanes del archipiélago hawaiano y uno de los más activos del mundo. Su entrada en erupción no es, por tanto, un hecho anómalo para los geólogos. La historia eruptiva del Kilauea es muy larga y activa. Situado a lo largo de la costa sur de la isla, el volcán, con una edad de 300 000 hasta 600 000 años, emergió del mar hace unos 100 000 años; es el segundo volcán más reciente formado por el punto caliente de Hawái y el actual centro eruptivo de la cadena de montes submarinos Hawái-Emperador. Como carece de prominencia topográfica y porque su actividad eruptiva coincidió históricamente con la de Mauna Loa, el Kilauea fue erróneamente considerado un satélite de su vecino mucho más grande. La primera erupción documentada de este volcán se produjo en 1823 y desde entonces ha entrado en erupción en repetidas ocasiones, por lo que sus efectos son bien conocidos para la comunidad científica. No obstante, el Kilauea no es el volcán que más peligro entraña para la población. Sin embargo, en el mundo existen varios volcanes cuya erupción podría poner en riesgo a un elevado número de personas y bienes. El Monte Aso (Japón): Ubicado en la isla de Kyushu, es un supervolcán – su cámara magmática es 1.000 veces más grande que la de uno convencional – muy activo cuya última erupción fue hace dos años. Su caldera indica la posición del cráter original, alojando un volcán activo (monte Naka), que corresponde a uno de los más grandes cráteres del mundo y además posee aguas termales en su territorio. El más elevado de sus cinco picos se encumbra por 1,592 m de altura, y corresponde al monte Taka. El nombre de sus cinco principales picos, son los llamados montes Eboshi, Kishima, Naka, Neko y Taka. La Caldera de Aso, mide 114 km de circunferencia. El súper volcán constituye el centro del Parque Nacional Aso Kujū. La depresión está poblada, asentándose en ella, la ciudad de Aso y las poblaciones Takamori Machi y Minami Aso Mura, y sus pastizales se utilizan para la cría pecuaria, con la subsecuente cría de bovinos y su producción de leche y cria de caballos, principalmente. Una nueva erupción arrasaría con no solo con todo lo que encuentre a su paso, sino también afectaría a las ciudades de Kumamoto y Nagasaki, que juntas suman más de un millón de habitantes. El volcán Mayón (Filipinas): Ubicada al norte de la ciudad de Legazpi, en la isla Luzón, el más activo del país y es conocido por su forma cónica casi perfecta forma parte de la cordillera que se extiende al sur de Manila, de unos 330 kilómetros de longitud. En este volcán se han producido más de treinta erupciones mayores que causaron pérdidas humanas y económicas. La más destructiva ocurrió el 1 de febrero del 1814, cuando la lava enterró la ciudad de Cagsawa. Murieron unas 1200 personas, y solo permaneció en pie el campanario de la iglesia del pueblo. Otra erupción digna de mención fue la ocurrida en febrero de 1993, en la que murieron 77 personas y destaca por la enorme nube de cenizas que originó. El volcán Taal (Filipinas): Es un volcán activo situado en la costa oeste de la isla de Luzón. Está ubicado en Talisay y San Nicolás en Batangas. Es una isla en el lago Taal, que se sitúa dentro de una caldera formada anteriormente por una erupción muy grande. Se encuentra aproximadamente a 50 kilómetros de la capital, Manila. Su erupción es peleana. El volcán ha entrado en erupción 33 veces desde 1572, causando pérdida de vidas en las áreas pobladas que rodeaban el lago (1911- 1300 muertos; 1965- 200 muertos). El período reciente más activo del volcán se dio entre 1965 y 1977. Estuvo caracterizado por la interacción del magma con el agua del lago, lo que produjo violentas erupciones freáticas. Los depósitos de aquella erupción estaban compuestos por tefra con un alto contenido en sulfuros. Debido a su proximidad a las áreas pobladas y a la historia eruptiva – ya que una erupción afectaría a casi 12 millones de habitantes en Manila y su área metropolitana – el volcán se ha señalado como digno de estudio cercano para prevenir los desastres naturales futuros. El Monte Merapi (Indonesia):Situado en la isla de Java, es el volcán más activo del país. Se ubica junto a la ciudad de Yogyakarta, con más de tres millones de habitantes. Ha hecho erupción 69 veces desde 1548. Su nombre significa “Montaña de fuego” En octubre del 2010, entró en erupción y causó un terremoto de 7.7 grados en la escala de Richter. También un tsunami que produjo 272 muertos, 412 desaparecidos y 4.000 desplazados. Debido al humo y a las rocas incandescentes emitidas durante la erupción, fallecieron al menos 151 personas y unas 320.000 fueron evacuadas, creándose un perímetro de seguridad de 20 kilómetros de radio en torno al volcán. En el 2004 un área de 6.410 hectáreas alrededor del monte Merapi fue declarada Parque Nacional. La decisión ha sido recurrida en los tribunales por el Foro Indonesio para el Medio Ambiente, por acuerdo de los habitantes de la zona. Durante la erupción del volcán en el 2006 se detectó que muchos residentes se resistían a abandonar el lugar porque temían que sus viviendas serían confiscadas para ampliar el parque nacional. El volcán Vesubio (Italia):Es un volcán activo del tipo vesubiano situado frente a la bahía de Nápoles y a unos nueve kilómetros de distancia de la ciudad de Nápoles, en la región italiana de la Campania. Tiene una altura máxima de 1.281 msnm y se alza al sur de la cadena principal de los Apeninos. Es famoso por su erupción del 24 de agosto del año 79 d. C., en la que fueron sepultados varios núcleos urbanos, entre ellos las ciudades romanas de Pompeya y parte de Herculano. Tras aquel episodio, el volcán ha entrado en erupción en numerosas ocasiones, la ultima en 1944, destruyendo buena parte de la ciudad de San Sebastiano. Está considerado como uno de los volcanes más peligrosos del mundo, ya que en sus alrededores viven unos tres millones de personas, y varias de sus erupciones han sido violentas; se trata de la zona volcánica más densamente poblada del planeta. Además, es el único volcán situado en la parte continental de Europa que ha sufrido una erupción en el siglo XX. Los otros dos volcanes italianos que han entrado en erupción en las últimas centurias se encuentran en islas: el Etna en Sicilia y el Estrómboli en las islas Eolias. Los griegos y los romanos consideraban que se trataba de un lugar sagrado dedicado al héroe y semidiós Heracles/Hércules, del cual tomó el nombre la ciudad de Herculano, situado en la base del monte. El Vesubio fue designado entre los 16 Volcanes de la Década, debido a que se trata de uno de los más peligrosos del mundo.

EL GORILA DE MONTAÑA: Una especie cuya supervivencia no está garantizada

El peligro de desaparición amenaza a los animales, independientemente de su tamaño. Este es el caso del gorila de montaña, uno de los primates más grandes del mundo. Este mamífero se encuentra muy amenazado, hasta el punto de que su estado de conservación está en peligro crítico. De hecho, es una de las especies en peligro según la lista roja de la UICN. Según los datos proporcionados por WWF (World Wildlife Fund), sólo quedan 900 individuos de gorila de montaña en su hábitat natural. De estos, más de 380 viven en el Parque Nacional Virunga (República Democrática del Congo) y unos 320 en Bwindi (Uganda). No obstante, gracias a los esfuerzos de conservación durante los últimos años, la población de gorilas ha aumentado, tanto en Virunga como en el Bwindi, pero es insuficiente para revertir su situación. Como sabéis, la población del gorila de montaña (Gorilla beringei beringei) se concentra en tres focos localizados en Uganda, Ruanda y República Democrática del Congo, especialmente en los bosques de montaña, donde la vegetación es espesa y el ambiente es frío y brumoso. Subespecie del gorila oriental, es principalmente herbívoro. Su dieta se compone de hojas, tallos y flores, aunque en ocasiones come larvas y hormigas. A diferencia de otros primates, suele vivir en el suelo en vez de en los árboles, aunque en ocasiones los trepa para conseguir fruta. Además, es un animal diurno. En cuanto a aspecto, destaca su pelaje largo y oscuro, que le aísla de las bajas temperaturas. Las diferencias entre machos y hembras son muy representativas en esta especie, siendo los primeros muchísimo más grandes que las segundas. Además, los machos cuentan con un tono plateado en el pelaje de su lomo que las hembras no tienen. La reproducción del gorila de montaña se puede producir a lo largo de todo el año. La gestación tiene una duración muy parecida a la del ser humano (8 meses y medio) y la hembra suele dar a luz a una única cría, que pesa al nacer unos 2 kilos. Las principales amenazas a las que se enfrenta el gorila de montaña son tres: la caza furtiva para vender partes de su cuerpo, la pérdida de hábitat debido a la tala masiva de árboles está acabando con las escasas zonas en las que viven estos mamíferos, así como el contagio de enfermedades humanas y es que al tener un sistema inmunitario más deficiente que el humano, estas enfermedades que pueden resultar leves para las personas consiguen debilitar a los gorilas hasta llevarles a la muerte. Precisamente hubo quien dedico toda su vida dedicada al estudio de los gorilas, aunque perdió la suya al final. Nos referimos a la zoóloga Dian Fossey, un símbolo de la lucha contra la caza furtiva, que acabó siendo víctima de esta misma actividad ilegal. Nacida en San Francisco (EE UU), el 16 de enero de 1932, viajó por primera vez a África en 1963 para investigar el comportamiento de los gorilas de montaña en su hábitat y en ese continente permaneció más de 20 años. Primero en Zaire (hoy República Democrática del Congo) y luego en Ruanda, sus estudios de observación de estos primates se publicaron en la revista National Geographic y sirvieron para concienciar a la población de la situación de los gorilas en peligro de extinción. Estableció una relación tan cercana con esta especie que se ganó la aceptación de varios grupos de gorilas. Fundó el Centro de Investigación de Karisoke en 1967 y en 1974 recibió el grado de doctora en Zoología por la Universidad de Cambridge. En 1983 publicaría el libro Gorilas en la niebla, que daría el nombre a la posterior película sobre su vida protagonizada por la actriz Sigourney Weaver. Su trabajo contribuyó en gran parte a la conservación de la población de gorilas y su legado continúa en la actualidad a través del ‘Dian Fossey Gorilla Fund International’ “Cuando te das cuenta del valor de la vida, uno se preocupa menos por discutir sobre el pasado, y se concentra más en la conservación para el futuro”, fue la última frase que Fossey escribió en su diario antes de morir asesinada a machetazos en su propia cabaña en 1985, a manos de los propios cazadores furtivos que combatió durante dos décadas. Han pasado 33 años de su muerte y la situación de los gorilas de montaña sigue siendo precaria, ya que a los peligros antes citados, podemos sumar el de las guerras e inestabilidad política que se han cebado con los grandes animales de las zonas en conflicto, entre ellos los gorilas. ¿Aun estará a tiempo para ser salvado de la extinción?

EL ENCANTO DE LAS LUCIÉRNAGAS: ¿Por qué tienen la capacidad de brillar en la oscuridad?

LUCIERNAGAS EN EL BOSQUELas luciérnagas son insectos muy conocidos, pero poca gente sabe que en realidad son escarabajos, miembros noctámbulos de la familia de los lampíridos. La mayoría de las luciérnagas tienen alas, lo que las distingue de otros insectos luminiscentes de la misma familia, conocidos comúnmente como gusanos de luz. Existen unas 2.000 especies de luciérnagas. Estos insectos viven en diversos entornos cálidos y en regiones más templadas, y son una presencia familiar en las noches de verano. A las luciérnagas les encanta la humedad y por ello se encuentran a menudo en regiones húmedas de Asia y del continente americano. En zonas más secas se pueden encontrar en las proximidades de áreas húmedas o pantanosas que retienen la humedad. Todo el mundo sabe por qué las luciérnagas se llaman así, pero pocos conocen cómo este insecto produce su brillo característico. Las luciérnagas tienen órganos lumínicos especiales situados bajo el abdomen. Cuando absorben oxígeno, éste se combina dentro de las células especiales con una sustancia llamada luciferina y reacciona produciendo luz sin apenas generar calor. La luz de la luciérnaga es por lo general intermitente, y brilla de un modo específico en cada especie. Cada forma de brillar es una señal óptica que ayuda a las luciérnagas a encontrar posibles parejas. Los científicos no saben exactamente cómo regulan los insectos para encender y ‘apagar’ su luz. Este proceso conocido como bioluminiscencia, también es desarrollado por muchos otros organismos, especialmente en formas de vida marina, como aquellos extraños peces que viven en el fondo de los océanos donde la oscuridad es total y lo utilizan para atraer a sus presas. Se estima que la luz de la luciérnaga podría servir también como mecanismo de defensa para ahuyentar a los depredadores, al emitir una señal clara de que el insecto no es un bocado apetitoso. El hecho de que incluso las larvas sean luminiscentes parece apoyar esta teoría. Las hembras depositan sus huevos en la tierra, y allí es donde las larvas se desarrollan hasta la fase adulta. Las larvas se alimentan bajo tierra de gusanos y babosas, a las que entumecen inyectándoles un fluido paralizante. Los adultos se abstienen de comer esta clase de presas y se alimentan habitualmente de néctar o polen, aunque algunos adultos no ingieren alimento alguno. Si cada vez vemos menos luciérnagas, ello se debe a una mezcla de factores. Las poblaciones están en declive debido a la deforestación, la intrusión del ser humano que destruye sus habitats y al uso de pesticidas. De acuerdo al Smithsonian, si alteramos el lugar donde viven las luciérnagas, estas no emigrarán a otro campo, simplemente desaparecerán para siempre. La extinción de su luz es la extinción de su especie. Es preciso protegerlas creando santuarios para preservar la especie. No dejemos que se extingan de nuestro planeta.

A %d blogueros les gusta esto: