SCIENCE: Cuánto mayor es el tamaño corporal de la especie, mayor es la amenaza de extinción

ballena-grisUn equipo de científicos liderado por la Universidad de Stanford (EE. UU) ha analizado 2.497 especies de animales marinos extintos y modernos, y ha encontrado que las especies modernas con un tamaño más grande son mucho más propensas al riesgo de extinción, informa el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC). «Hemos encontrado que la amenaza de extinción en los océanos modernos está fuertemente asociada con un tamaño corporal grande», explica Jonathan Payne, paleontólogo en la Facultad de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Stanford y autor principal del trabajo que publica la revista Science. «Esto se debe a que la gente captura en primer lugar especies más grandes para el consumo», añade. En las extinciones anteriores, el riesgo de desaparición se asociaba a la zona de mar donde los animales vivían y se alimentaban –ya sea en mar abierto o cerca del suelo marino–, pero este factor no parece afectar a las especies modernas. «Utilizamos el registro fósil para mostrar, de una manera concreta y convincente, que lo que está ocurriendo en los océanos modernos es muy diferente de lo que ha sucedido en el pasado», afirma el coautor del estudio Noel Heim, investigador posdoctoral en el laboratorio de Payne. Los científicos sospechan que la preferencia de los seres humanos por la pesca y la caza de especies de mayor tamaño es lo que probablemente produce este inusual patrón. Advierten que la eliminación de estos animales, que se sitúan en la parte superior de la cadena alimentaria, perturbará a toda la ecología del océano en los próximos millones de años. Los investigadores examinaron la asociación entre el nivel de amenaza de extinción y ciertos rasgos ecológicos, tales como el tamaño del cuerpo de dos grupos de animales marinos: moluscos y vertebrados. Tuvieron en cuenta las especies de los últimos 500 años y las compararon con las del pasado, hace 445 millones de años, con énfasis particular en los 66 millones de años más recientes. Así descubrieron que la era moderna es la única en que las criaturas grandes corren peor suerte. «Cuanto más grande sea el cuerpo de una especie, más probabilidades hay de que se esté enfrentando a la extinción», enfatiza Payne. Esta extinción selectiva de animales de gran tamaño podría tener graves consecuencias para la salud de los ecosistemas marinos. Judy Skog, director del programa en la División de Ciencias de la Tierra de la Fundación Nacional de Ciencias, que financió la investigación, demanda que los resultados de este trabajo se incorporen a las políticas de gestión de recursos marinos, como la pesca. «Demuestran que los animales más grandes están a punto de desaparecer de los mares antes que los pequeños», indica Skog. Este hecho es coherente con la literatura científica que apunta a los seres humanos como los principales culpables. «Es consistente con la tendencia de la pesca para explotar primero las especies más grandes», dice Mateo Knope, coautor del estudio y actualmente profesor de Biología en la Universidad de Hawái (EE.UU.). Este es un patrón ya conocido por los científicos. En la ecología terrestre, por ejemplo, hay pruebas de que los antiguos humanos fueron responsables de la matanza de mamuts y otra megafauna en todo el mundo. «Observamos esto una y otra vez», dice Heim. «Los seres humanos entran en un nuevo ecosistema y asesinan primero a los animales más grandes. Los sistemas marinos se habían librado, ya que hasta hace relativamente poco tiempo los seres humanos se limitaban a pescar en las zonas costeras y no tenían la tecnología para hacerlo en las profundidades del océano a escala industrial». Si hay un resquicio de esperanza ante este preocupante hallazgo, es que todavía hay tiempo para que los humanos cambien su comportamiento, resalta Payne. «No podemos hacer mucho para revertir rápidamente las tendencias de calentamiento y acidificación, pero podemos cambiar los tratados relacionados de caza y pesca. Las poblaciones de peces tienen capacidad para recuperarse mucho más rápidamente que el clima o la química del océano», concluye el investigador.

JAPÓN: Unas misteriosas estructuras circulares en el fondo del mar

japonUna curiosa noticia dada a conocer en septiembre del 2012 dio cuenta del descubrimiento de algo nunca visto hasta entonces en el Japón. Se trata de unos extraños patrones encontrados en el lecho marino que parecen a aquellas enigmáticas figuras que se llegan a encontrar en los cultivos de trigo. En efecto, el explorador Yoji Ookata, un experto buzo y fotógrafo submarino, encontró en la región semi-tropical de Amami Oshima, unas extrañas formaciones circulares ubicadas a unos 25 metros bajo la superficie del mar, dibujadas sobre un fondo de arena, Estas tienen un diámetro de 60-70 cm, y parecían haber sido meticulosamente dibujadas con el fin de crear bordes simétricos dispuestos en círculos concéntricos. El origen de estos “dibujos” de extraordinaria belleza ha sido un misterio durante algún tiempo, hasta que Ookata decidió encontrar al artista que estaba detrás de estas obras de arte submarino. Es así como luego de un paciente trabajo, las cámaras de Ookata han descubierto que el peculiar “artista” es nada menos que un pez globo que, con la ayuda de uno de sus aletas, trabaja incesantemente día y noche para crear estas estructuras circulares. No sólo eso, se ha observado que estos peces llegan a romper algunas conchas con sus picos para obtener pequeñas piezas que se utilizan como diseños de decoración. El equipo descubrió que estos círculos el pez los utiliza para muchas funciones ecológicas. Lo más importante que consigue a través de estos círculos es atraer a su pareja. Los peces hembra se atraen por las colinas y los valles en la arena porque les gusta recorrerlas para descubrir al pez macho. Al final la pareja pone sus huevos en el centro de este círculo y allí quedan protegidos cuando las corrientes cubren los surcos con arena. Por su gran parecido a los famosos círculos de las cosechas o Crop Circles que existen en el Reino Unido, Ookata denomino a su nuevo hallazgo como el “círculo misterioso”, tal como se lo comentó a los reporteros de la cadena televisiva NHK en un episodio que salió al aire con el titulado “El Descubrimiento del Siglo: El Círculo Misterioso en el fondo del mar”.Como sabéis, los Crop Circles o círculos en los cultivos, son extrañas formaciones de gran dimensión. Si bien muchas personas creen que estas formaciones son generadas por seres alienígenas, en realidad su origen nos es desconocido. En relación con este peculiar descubrimiento en el fondo del mar, diversos especialistas consultados al respecto, han puesto de manifiesto que menos del cinco por ciento de los océanos del mundo han sido explorados, lo que significa que el 95% restante aún no ha sido visto por ojos humanos y vaya uno a saber lo que encontraremos allí ¿Que secretos esperaran ser descubiertos?

INCREÍBLE DESCUBRIMIENTO: ¿Pueden dormir las aves mientras vuelan?

ave-fragataA los humanos, cuando nos entra el sueño nos sentimos obligados a buscar un lugar cómodo y seguro en el que echar una cabezadita. Pero al parecer, esto es algo que a las aves no les importa lo más mínimo, ya que según un reciente estudio ellas son capaces de echarse una siesta mientras están en pleno vuelo. La investigación, llevada a cabo en Alemania, concluyó que las aves pueden dormir tranquilamente mientras están en pleno vuelo, y que incluso llegan a alcanzar etapas de sueño profundo sin que esto suponga ningún riesgo para ellas. Según el estudio, sus capacidades de navegación y tono muscular no desaparecen ni disminuyen cuando duermen. Como sabéis, durante el sueño, los humanos sufrimos una “mini parálisis”, lo que nos impide realizar ninguna actividad excepto respirar, cosa que hacemos de manera automática. Pero en el caso de las aves, estar dormida no es un problema para seguir batiendo sus alas y volar, por mucho que estén durmiendo. El estudio, publicado por el Max Planck Institute en Alemania concluyó que los cerebros de las aves poseen la habilidad de funcionar a medias, o simplemente de retener habilidades básicas – como batir sus alas – para no caer ni chocar. La habilidad de dormir y volar al mismo tiempo está presente en aves migratorias que realizan desplazamientos largos. Los científicos sostienen que la evolución es la responsable de que hoy en día las aves puedan realizar ambas actividades al mismo tiempo. El estudio instaló varios aparatos en algunas de estas aves, y determinó que cuando éstas duermen y vuelan al mismo tiempo, solo uno de los hemisferios de su cerebro permanece activo, tomando las funciones del otro e intercalandose, para que así ambas partes pueden recibir el descanso necesario. Al respecto, el Parque Nacional de las Galápagos (Ecuador) ha centrado sus estudios en las grandes aves fragata que anidan en las islas. Las fragatas son grandes aves marinas que pasan semanas volando sin parar sobre el océano en busca de peces y calamares conducidos a la superficie por otros peces depredadores y cetáceos. Los investigadores han unido temporalmente la pequeña ‘caja negra de vuelo’ a la cabeza de las aves hembras y, de esta forma, se transportó toda la información a la grabadora de los vuelos de búsqueda de alimento que pueden durar hasta diez días y 3.000 kilómetros. Durante este tiempo, la grabadora registró la actividad del Electroencefalograma (EEG) de ambos hemisferios y movimientos de la cabeza del cerebro, mientras que un dispositivo GPS en la parte posterior de las aves seguía su posición y altitud. Una vez que los pájaros llegaron a tierra y pasó algún tiempo hasta su recuperación, fueron re-capturados y se les retiró el material. Los datos registrados revelaron que las fragatas duermen en ambos sentidos durante el vuelo. Durante el día, las aves se mantuvieron despiertas durante la búsqueda activa de alimento. A medida que el sol se iba, el patrón del EEG despierto cambió a un patrón de sueño de onda lento (SWS) por períodos que duraban hasta varios minutos. Sorprendentemente, el patrón SWS podría ocurrir en un hemisferio a la vez o ambos hemisferios juntos. Su presencia indica que el sueño en ambos hemisferios no es necesario para mantener el control aerodinámico. Sin embargo, cuando se compara con dormir en tierra, el sueño de onda lenta se producía más veces durante el vuelo. Al examinar cuidadosamente los movimientos de las fragatas, los investigadores descubrieron pistas sobre por qué duermen durante el vuelo. “Las fragatas pueden mantener un ojo abierto para evitar colisiones con otras aves, al igual que los patos mantienen un ojo abierto para los depredadores”, ha asegurado Rattenborg. Además de tener patrones de sueño lento, en algunas ocasiones se llevaba a cabo periodos de sueño en fase REM. Aunque este hallazgo puede parecer sorprendente para los científicos que estudian el sueño en mamíferos, Rattenborg no se sorprendió. En parte porque a diferencia de los mamíferos, en el que los episodios de sueño REM son largos y van acompañados por una pérdida completa de tono muscular, los episodios de sueño REM sólo duran varios segundos en las aves. Para los investigadores la mayor sorpresa fue que, a pesar de ser capaz de participar en todos los tipos de sueño, las ‘fragatas’ solo dormían 42 minutos al día, mientras que en tierra dormían durante más de doce horas por día. Además, los episodios de sueño eran más largos y más profundos en la tierra. Esto sugiere que en realidad las fragatas sufren insomnio durante el vuelo. Curiosamente, la baja cantidad de sueño en vuelo sugiere que esta tarea requiere más atención que la proporcionada por dormir con la mitad del cerebro a la vez. A largo plazo, Rattenborg espera determinar cómo estas aves son capaces de mantener un rendimiento adaptativo en tan poco sueño. “¿Por qué nosotros, y muchos otros animales, sufren de la pérdida de sueño, mientras que algunas aves son capaces de realizar actividades con menos horas de sueño? Ello sigue siendo un misterio” señaló. Este estudio puede llevar a la comprensión de los resultados de las fragatas puede proporcionar nuevas perspectivas sobre nuestra comprensión del sueño y las consecuencias de su pérdida.

Frigate bird breeding colony from BIOPIXEL on Vimeo.

NATURE: ¿Un mundo potencialmente habitable más cercano a la Tierra?

NatureUn equipo internacional de astrónomos ha descubierto el mundo potencialmente habitable más cercano a la Tierra. El hallazgo del exoplaneta, bautizado como Proxima b, pone fin a los rumores que llevaban circulando días sobre esta investigación. Los resultados del trabajo han sido publicados en la revista Nature. Proxima b es un exoplaneta, es decir, un planeta fuera del sistema solar, que orbita a la estrella más próxima al Sol, Proxima Centauri. El astro es en realidad una enana roja, un tipo de estrella cuyo brillo es muy débil, por lo que no puede ser contemplada a simple vista desde la Tierra. El nuevo mundo descubierto ahora orbita a Proxima Centauri con un período de sólo once días en la conocida constelación de Centaurus. Las posibles señales de este planeta fueron detectadas en 2013, pero no han podido ser confirmadas hasta ahora, con la finalización de la campaña Pale Red Dot (Punto rojo pálido, en inglés). Así, los investigadores pudieron ver a Proxima b, que se ha convertido no sólo en el exoplaneta más cercano a nosotros, sino también en el planeta más próximo que pueda albergar vida fuera del sistema solar. Se han encontrado muchos exoplanetas y van a descubrirse aún muchos más, pero buscar el potencial análogo de la Tierra más cercano y conseguirlo ha sido la experiencia de toda una vida para todos nosotros”, explica Guillem Anglada-Escudé, de la Universidad Queen Mary de Londres. Según describen en el artículo publicado en Nature, Proxima b gira alrededor de su estrella a una distancia más cercana que la que separa a Mercurio del Sol. Como Proxima Centauri es a su vez un astro más débil, este mundo se halla dentro de la zona habitable alrededor de una estrella y tiene una temperatura estimada que permitiría la existencia de agua líquida en su superficie. Esta condición es, hasta la fecha, un requisito imprescindible para la existencia de vida extraterrestre. “Los resultados son muy interesantes y constituyen un paso más en el hallazgo de candidatos planetarios que podrían ser similares a la Tierra” agregó. El exoplaneta, 1,3 veces más grande que la Tierra, es el mundo más parecido al nuestro encontrado hasta la fecha. Sin embargo, es prematuro y especulativo hablar sobre la existencia de agua líquida ya que es importante diferenciar entre habitabilidad y vida, dos conceptos relacionados pero distintos. El hecho de que Proxima b se encuentre en una zona potencialmente habitable no significa que pueda presentar agua líquida ni tampoco albergar organismos vivos. La cercanía a la estrella Proxima Centauri puede limitar sus posibilidades por la fuerte radiación ultravioleta o los rayos X. Sen este caso, será clave conocer si este nuevo mundo presenta una atmósfera o un campo magnético que actúen como “escudos protectores” frente a sus efectos perjudiciales, tal y como sucede en nuestro planeta. Detectar de forma inequívoca vapor de agua en esta hipotética atmósfera es otro reto fundamental. Así podríamos saber más acerca del exoplaneta más cercano a la Tierra confirmado, con el objetivo de resolver algunas de las dudas pendientes que deja esta investigación. Y es que, por desgracia, visitar Proxima b es un sueño más cercano a la ciencia ficción que a la realidad. Al menos por el momento.

AIRLANDER 10: Los dirigibles vuelven a tomar los cielos

Airlander 10Se trata de la aeronave más grande del mundo que tiene 92 metros de largo (19 metros más que el Airbus 380, el avión más largo) con un peso de 20 toneladas, el cual vuela a una altitud máxima de 6.100 metros y alcanza una velocidad de 148 kilómetros por hora con sus cuatro motores. Puede que la velocidad no sea impresionante, pero en realidad el Airlander 10 está pensado para revolucionar el transporte en términos de eficiencia ecológica, no para batir récords de rapidez. Aunque parece un dirigible, en realidad combina características de estos con las de aeronaves más pesadas que el aire; de ahí que el fabricante, Hybrid Air Vehicles, lo defina como una aeronave híbrida. Su historia es muy particular: Nació como un proyecto exclusivo para el ejército estadounidense, pero tras el recorte general de presupuesto en el 2013, su fabricante Hybrid Air Vehicles logró recuperar al prototipo, que fue reensamblado, reacondicionado, y puesto en escena una vez más. Su primer vuelo de pruebas de unas dos horas de duración – en el que alcanzó una altura máxima de unos 1.000 metros, en el aeropuerto de Cardington (Reino Unido) – se llevó a cabo la semana pasada, y una segunda prueba tuvo lugar este martes donde inesperadamente se estrello suavemente en el aeródromo de Befordshire, sin que nadie resultase herido,pero al estar en periodo de prueba se espera estos inconvenientes para perfeccionar su vuelo y evitar que se repitan. Si todo sale bien para el fabricante, podría haber cien unidades listas en los próximos cinco años. Hagamos un pequeño viaje en el tiempo hacia junio del año 2010. En esa época, el ejército estadounidense (específicamente, su división SMDC) y Northrop Grumman firmaron un acuerdo para llevar adelante el proyecto LEMV, siglas pertenecientes a «Long Endurance Multi-intelligence Vehicle». En esencia, el ejército quería un dirigible capaz de operar a una altitud de seis kilómetros (y mantenerse allí por varios días), con un radio de acción de tres mil kilómetros, reutilizable, compatible con operaciones geoestacionarias, e independiente de cualquier pista de aterrizaje tradicional. Frente a esos requerimientos, el proyecto se volcó en favor de la plataforma HAV304 creada por Hybrid Air Vehicles (uno de los fabricantes por contrato de Northrop Grumman), y su primer vuelo como prototipo del proyecto LEMV fue en agosto de 2012. Sin embargo en 2013 el gobierno estadounidense decidió reducir gastos y el LEMV cayó dentro del corte. En ese punto ya se había invertido casi 300 millones de dólares, y como la razón principal de la interrupción era económica, Hybrid Air Vehicles ofreció comprar el prototipo para recuperarlo. El Pentágono autorizó la venta por unos 300 mil dólares, y tres años después, el HAV304 regresó a los cielos bajo el nombre Airlander 10. La compañía lo describe como «un vehículo híbrido», ya que combina tecnología proveniente de dirigibles, aviones, y helicópteros. Con una longitud de 92 metros, el Airlander 10 es la aeronave más grande del mundo en actividad, superando incluso al impresionante Antonov An-225. Sus especificaciones técnicas describen a cuatro motores diesel V8 turbocargados, que habilitan una velocidad crucero de 148 kilómetros por ahora. Su altitud máxima es de 4.880 metros, y puede transportar hasta diez toneladas de carga. El Airlander 10 necesita casi 37 mil metros cúbicos de helio para permanecer en el aire, lo que puede hacer durante cinco días, siempre y cuando esté tripulado. De los 300 millones originales, Hybrid Air Vehicles recibió 100 millones para construir al Airlander 10, lo recuperó con el 0.3 por ciento del costo original, y ahora piensa que podría haber cien aeronaves iguales dentro de los próximos cinco años, a un precio de 29 millones de euros por cabeza. ¿Quién pagaría eso? Aunque parezca increíble, otras fuerzas militares. El objetivo original del Airlander 10 era realizar servicios de inteligencia, vigilancia, y rastreo de movimientos en tierra, pero al ser tan grande, también sirve con un método muy efectivo de disuasión, un «Gran Hermano militar entre las nubes», si se puede llamarlo así. Quien desee derribar uno necesitaría un sistema tierra-aire bastante avanzado o desplegar cazas, porque a 4.000 metros de altura los rifles no son una opción, y su casco de tres capas, que incluye una hecha de Vectran, es muy resistente. Asimismo, Hybrid Air Vehicles está trabajando también en el Airlander 50, el hermano mayor del 10, con una capacidad de carga de 50 toneladas, el cual recién verá la luz en el 2020.

EL TIBURÓN DE GROENLANDIA: ¿Una misteriosa criatura de 400 años de edad?

Greenland SharkLa Tierra está dominada por criaturas inmortales que son capaces de clonarse. Son las bacterias, unos microorganismos que pueden vivir en casi cualquier lugar de la superficie del planeta y para los que los conceptos de tiempo o de individuo no tienen sentido. Sin embargo, para la gran mayoría del resto de los seres vivos, el tiempo es más problemático. Aún así, algunos consiguen superar con holgura la duración de las épocas humanas. El árbol más longevo documentado tiene alrededor de 5.062 años, y vive aún en las Montañas Blancas de California. En el mundo animal, los corales más antiguos llegan a los 4.500 años. En mayo del 2006, una expedición de la NOAA (Administración Atmosférica y Océanica Nacional de los EE.UU.) descubrió cerca de Hawaii una esponja del tamaño de una furgoneta que parecía tener cerca de 1.000 años, aunque se sospecha que estos animales pueden llegar a superar los dos milenios de vida. Por no hablar de un molusco de apariencia inofensiva y muy similar a una almeja que fue descubierto en 2006: un ejemplar de Arctica islandica con 405 años de edad. Entre los animales vertebrados, los más viejos parecen ser las ballenas de Groenlandia, con sus dos siglos de edad, y las tortugas de los Galápagos, con sus 170 años. Pero una investigación publicada el pasado fin de semana en Science le ha dado el ‘premio’ al vertebrado más viejo de la Tierra a un animal que ha estado creciendo lentamente desde el XVII. Tal como han publicado investigadores de la Universidad de Copenhage dirigidos por Julius Nielsen, los científicos han descubierto un ejemplar de tiburón de Groenlandia de 392 años de edad. Se trata de una especie llamada Somniosus microcephalus, un tiburón que vive en amplias zonas del Atlántico Norte y que puede llegar a los cuatro o cinco metros de longitud. Aunque se sabe poco sobre su biología, los científicos creen que esta extraña criatura se caracteriza por crecer de una forma extremadamente lenta, lo que hace que cada año su longitud apenas se incremente en un centímetro. Esta peculiaridad les lleva a alcanzar su madurez sexual a los 150 años de edad.Para llegar a estas conclusiones, los investigadores no pudieron estimar la edad del animal analizando sus huesos, puesto que los tiburones tienen cartílago en vez de tejidos calcificados. Para evitar este inconveniente, los científicos usaron una nueva técnica de datación por isótopos en la que se analizaban las lentes de los ojos de los escualos. Estas lentes están formadas por unas proteínas muy estables y resistentes que se forman durante el desarrollo embrionario y que permanecen inalteradas durante toda la vida del animal, de forma que la acumulación de ciertos isótopos que provienen del medio ambiente y de la alimentación puede usarse para estimar la edad del organismo. La larga vida de estos animales y la sensibilidad de la técnica usada han permitido encontrar retazos de la historia del hombre en el cuerpo de estos escualos. Por ejemplo, se ha encontrado un rastro dejado por el comienzo del uso de combustibles fósiles, a principios del siglo XX, y conocido como efecto Suess, o por los miles de ensayos nucleares hechos durante la Guerra Fría.

A %d blogueros les gusta esto: