HIENAS: ¿Son tan crueles como las pintan?

HIENAComo sabéis, el pasado domingo llego a su fin la tercera temporada de Imperio Salvaje (Savage Kingdom III: After the Fall) en el cual si algo me llamo la atención fue el trato que el narrador de la serie tuvo con las hienas, mostrando el desprecio que les tenia cada vez que aparecían catalogándolos de la peor manera, presentándolas como ‘bestias enloquecidas sedientas de sangre’ ‘ladrones a sueldo’ ‘sucias alimañas’ ‘mercaderes de la muerte’ o ‘despreciables carroñeras’, regocijándose a su vez de sus desgracias. Pero ¿son así en realidad? Aunque las hienas parecen similares a los perros, están más estrechamente relacionadas con los gatos. Pese a compartir comportamientos como el modo de aseo, el marcado del territorio mediante olores, el apareamiento y la forma de criar a su progenie con ciertos felinos; o presentarse como animales corredores que atrapan a sus presas con los dientes como los cánidos, a parte de compartir otras características morfológicas con estos, las hienas no pertenecen a ninguna de las dos familias anteriormente citadas, sino que conforman una familia propia llamada Hyaenidae, en la cual aparecen representadas cuatro especies. A pesar de su mala –fama de carroñero aprovechado, la hiena es un animal cuyas características físicas están hechas para cazar, y lo hace a menudo. En efecto, en la sabana africana es capaz de atrapar ñus, antílopes y algunos pájaros y serpientes. Por lo general se trata de animales nocturnos, que gozan de muy buen oído y visión, y de una gran agilidad debido a las garras de sus patas, que les permiten arrancar y correr a gran velocidad. Cazan en grupo, aislando a la presa y persiguiéndola entre todos los miembros para luego disputarse el trofeo. Una de sus características más conocidas es su siniestra “risa”, un tipo de aullido o gemido que emiten de forma frecuente. Se organizan en grandes manadas llamadas clanes que pueden incluir hasta 80 individuos y son conducidos por las hembras, quienes son las que mandan y sus hijas las que ‘heredan’ el poder absoluto, mientras que los machos pertenecen al escalafón mas bajo de la sociedad.… Venga ya, el sueño de toda feminazi. Otra de las características que hacen especial a esta especie diferenciándola de todos los demás mamíferos, es un aspecto que te puede hacer dudar seriamente sobre el sexo del animal en cuestión. Perdonaremos la inexperiencia y el asumir, dado el caso, tomar por macho a una hiena cuando en realidad se trata de una hembra. Mientras que el sistema reproductivo y urinario de los mamíferos sigue siendo en su mayoría similar y común al conjunto de los mismos, las hembras, más agresivas y dominantes que los machos, han evolucionado para poseer un pseudopene y un pseudoescroto; en términos coloquiales, un pene y escroto falsos. Esto proporciona a las hembras, al contrario que sucede en otras muchas especies, la última decisión a la hora de aparearse. Esta última instancia de dominación femenina ha dado lugar a un sistema social matriarcal. Por otro lado, mientras las hembras permanecen en el mismo clan de por vida, los machos, una vez maduran sexualmente, son obligados a abandonar el clan en busca de otro que los acoja. Mientras, las hembras a menudo formarán coaliciones fuertes y protectoras con sus hijas, las cuales reforzarán el matriarcado generación tras generación. La formación de estas alianzas entre las hembras relacionadas ayuda a mantener el estatus social heredado dentro del clan, lo que mejora en gran medida las posibilidades de supervivencia del grupo. El éxito de la estrategia, la cual les ha permitido sobrevivir durante generaciones en los desiertos de África central y del sur, es más que evidente. La relación entre hienas y hombres es cada vez más estrecha. En un África cada vez más superpoblada, las hienas y los seres humanos entran en contacto frecuente. De hecho, el pueblo Masai de Kenia y Tanzania deja en ocasiones a sus muertos en campo abierto para que sean comidos por las hienas. Sin embargo, irrumpen cada vez más a menudo en los cultivos y son culpados por la muerte del ganado e incluso de algunos seres humanos. De hecho en algunas partes de África las hienas son perseguidas y tratadas como una plaga. A pesar de todo lo malo que se dicen de ellas, las hienas son animales interesantes que realizan funciones esenciales en los ecosistemas en los que viven. Démosle una oportunidad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: